¡Aquí estamos! Operación franeleros

0
11

Se antoja como buena decisión de las autoridades locales, el haberla emprendido en contra de los llamados franeleros que invaden la vía pública, y que con su actividad laboral se convirtieron prácticamente en amos y señores de las calles, con las consecuentes molestias y perjuicios para la población.

Se trata simple y llanamente de una estrategia con la que se busca limpiar las arterias citadinas, sobre todo de obstáculos y utensilios con los que dichos franeleros realizan sus respectivos apartados, de los espacios públicos que han dado en acaparar como suyos.

Ciertamente los desempleados en cuestión alegarán que esta es su única fuente de ingresos y que por lo tanto les debe ser respetada.

Ahora bien, en lo que la población acapulqueña encuentra visos de parcialidad, es que la operación solamente se aplique contra el segmento social citado, dejando sin tocar al grueso de vendedores ambulantes que de igual forma ó quizá un tanto peor, se han adueñado de calles y banquetas, condenando al peligro a los ciudadanos de a pie, quienes por carecer de espacios para caminar por la invasión de tantos puestos callejeros, se ven obligados a transitar sobre el arroyo con el inminente riesgo de sufrir graves atropellamientos vehiculares.

Esto es lo que tampoco deben dejar de ver en el gobierno municipal de Acapulco, y que así como se combate a una plaga que llegó a su clímax, también es necesario el retiro de cientos de gentes que se consideran propietarios de la ciudad.

Más apremiante es dicho rescate de las vialidades, cuando lo poco que tenemos como calles fue objeto de un abusivo entreguismo para la compañía operadora del sistema Acabús, cuyas obras de adaptación solamente sirvieron para reducir nuestras ya de por sí constreñidas calles y avenidas.

Otro rescate de la autoridad, debe ser sobre los espacios públicos donde funcionan a chaleco los llamados talleres mecánicos y deshuesaderos de carros, cuyos dueños no se conforman con la invasión del terreno sino que también lo convierten en almacenamiento de chatarras.

Comentarios