Cristiano Ronaldo también podría estar en problemas fiscales, ya que según fuentes de Hacienda consultadas por medios españoles, el portugués habría defraudado ocho millones de euros (165,794,538 pesos), entre 2011 y 2014.

Por si fuera poco, podría haber indicios de delito en las actividades económicas del futbolista.

En 2014, la regularización que hizo el delantero no fue correcta ya que a los 5.6 millones de euros (116,056,176 pesos) que pagó deberían haberse sumado otros millones, según la Agencia Tributaria de España.

El hecho que se haya enviado el informe a la Fiscalía supondría que la agencia consideraría delito en el actuar del astro del Real Madrid.

En la Agencia Tributaría existía el debate si Ronaldo había cometido un delito fiscal o una infracción administrativa porque el jugador intentó regularizar su situación antes de que Hacienda lo investigara y puede considerarse que no hubo ocultación: entregó todos su contratos en la Declaración de la Renta de 2014 y la investigación se inició a finales de 2015.

Los Técnicos del ministerio de Hacienda (GESTHA) apoyaron la denuncia de la Agencia Tributaria (AEAT) a la Fiscalía por presuntos delitos del jugador portugués contra la Hacienda Pública por el impuesto sobre la renta de no residentes (IRNR) de 2011 y delitos fiscales agravados de 2012 y 2013.

Sin embargo, aclararon que el juez podría aplicar la atenuante “muy cualificada de regularización extemporánea introducida en el Código Penal en 2013 y reducir la pena a la mitad o a la cuarta parte de cada delito si el jugador reconoce los hechos y paga las cuotas defraudadas, los intereses y las multas en el plazo máximo de dos meses desde la citación judicial como investigado”.

“Si el juez redujera las penas a la cuarta parte, la pena de prisión total quedaría en 15 meses, por lo que al carecer de antecedentes podría acordar que no entre en prisión, mientras no sea condenado en el tiempo de la pena suspendida”, indicó GESTHA.

A su vez, Gestha denunció que la denominada Ley Beckham facilitara “la elusión de un impatriado que hubiera firmado un contrato antes de final de 2009, como es el caso de CR7”, recordando que esta normativa permitía tributar por el IRNR a un tipo fijo del 24 por ciento durante 2010 (cuando se efectúa el cambio de residencia fiscal a España) y durante los cinco períodos siguientes, de 2011 a 2015.

La ‘Ley Beckham’ (vigente de 2004 a 2009) otorgaba otros privilegios fiscales extraordinarios, como no tributar por la renta mundial como cualquier residente o no estar obligado a presentar la declaración de bienes en el extranjero, según criterio de la Dirección General de Tributos, por lo que Cristiano Ronaldo declaró que obtenía en España 14.9 millones (308,792,327 pesos), el 20 por ciento de los 74.8 millones (1,550,178,934 pesos) de ingresos publicitarios que se cifraron entre 2009 y 2014.

“Hacienda entiende que otros 32 millones de euros (663,178,153 pesos) que obtuvo el jugador en estos tres años son ingresos obtenidos realmente dentro de España, por lo que reclama esos 8 millones de cuotas presuntamente defraudadas entre 2011 y 2013”, explicaron.