Las 5 pocicones sexuales màs placenteras .

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

1.Para los humanos, la posición del perrito tiene una connotación “animal” tremenda. Es la de los mamíferos cuadrúpedos y, por eso, va cargada de fantasías sexuales primitivas que pueden atraer o repulsar. En ellas, la mujer se tumba boca abajo o bien apoyada sobre las rodillas, al tiempo que el hombre la penetra por detrás. Ambos disfrutan de la penetración intensa y profunda que proporciona la postura.

2.El hombre y la mujer se colocan pies contra cabeza, lo que claramente simboliza los números 6 y 9 unidos, uno de ellos boca arriba y el otro encima. El 69 es sin duda la postura que evoca más imágenes, aunque no es una posición de penetración vaginal o anal. Consiste en que cada miembro de la pareja una la boca al sexo del otro haciendo una felación y un cunilingus a la vez.

3. La mujer recostada sobre su espalda, al borde de la cama, eleva las piernas y las coloca con los tobillos cruzados. De esta manera, espera el inicio del juego de su amante, que se arrodilla frente a ella, sujetándola fuerte por los tobillos. Cuando el capitán está listo se aferra a su timón e inicia la travesía. El vaivén del viaje no es otro que balancear el cuerpo de su compañera con gestos suaves de izquierda a derecha, durante la penetración. Si la pareja tiene diferencias importantes en la altura resulta práctico colocar un cojín sobre la espalda de ella. Así aumentamos la comodidad y facilitamos el buen inicio de la actividad sexual.

4.La lengua ofrece al ser humano su primera experiencia erótica: mamar del pecho. Este primer contacto, la convierte en un instrumento erótico, destinado a satisfacer los deseos sexuales a través del sexo oral. Al igual que el 69, es una postura de sexo oral, independiente de las de penetración vaginal o anal. La lengua de gato expone los genitales femeninos a la boca de él y los deja a merced de sus habilidades.

5.La sodomía, protagonista de tantos tabúes, se practica en parejas heterosexuales y homosexuales. Es una de las prácticas que más fantasías despierta en el hombre, independientemente de su orientación sexual. Se trata de un juego que brinda sensaciones sexuales intensas, poniendo a prueba la confianza en la pareja. Una de las mejores posturas para sexo anal es con el hombre detrás o en postura de cuchara.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.