La policía evacúa a la gente y pide alejarse de la Arena Manchester.

Un concierto de Ariana Grande en Manchester, Inglaterra, se convirtió en un evento de terror cuando ocurrieron al menos dos explosiones al finalizar el espectáculo.

La policía evacuó la zona y pidió alejarse de la Arena Manchester, sin informar si hay víctimas mortales del posible atentado.

En redes sociales comenzaron a circular videos desde el interior del recinto, prueba del pánico que desataron las explosiones en los asistentes al show, en su mayoría, adolescentes.