Reapareció con nueva conquista y muy amable con los fotógrafos.

Así ocurrió esta semana en Los Ángeles, California, cuando El Sol salió de un lujoso restaurante acompañado de su nueva conquista, una misteriosa mujer que quiso presumir al pedir que les tomaran una foto juntos.

Pero lo que llamó la atención, fue la actitud aletargada del cantante, quien convivió con los reporteros, fans y hasta el personal del Valet Parking.

Cuando uno de ellos le preguntó si es humilde, cristiano y si Jesucristo es su señor y salvador, LuisMi se limitó a responder “Sí, totalmente”, aunque lo que más le preocupaba era que le trajeran su vehículo.

Finalmente llegó el lujoso coche, y aunque es visible que no estaba en sus cinco sentidos, el intérprete mostró que esa noche no llevaba chofer, por lo que se subió a su automóvil y partió con rumbo desconocido.