Estudiantes y profesores de la Escuela Superior de Artes y de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), solicitaron a la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos (Coddehum) de Guerrero, ser observadores y garantes de que el asesinato de su compañero Darwin Raymundo Barrientos Miranda no quede impune, sea investigado y se castigue a los responsables.

En el segundo día de movilizaciones en exigencia de que se haga justicia por el asesinato de Darwin Raymundo Barrientos Miranda, los jóvenes y trabajadores universitarios marcharon a la Coddehum, ubicada son la avenida Benito Juárez, en el primer cuadro de la capital, donde entregaron un documento para solicitarles su intervención en el caso, mismo que fue recibido por los visitadores.

Olivia Álvarez Montealbán, directora de la Escuela Superior de Artes, solicitó a la Coddehum ser garantes de que ha este caso “no se le dé carpetazo”.

La profesora cuestionó a los visitadores, “¿cuántos estudiantes más, cuántos universitarios tienen que caer para que nuestra voz sea escuchada?”.

Ante los visitadores explicó que el estudiante estaba vivo cuando los policías ministeriales llegaron al lugar donde fue baleado y no recibió los primeros auxilios.

La visitadora, Violeta Parra Reynada, afirmó que, a nombre del presidente de la Coddehum, Ramón Navarrete Magdaleno, están atentos y vigilantes de este caso para que sea investigado.

Los universitarios exigieron a los tres niveles de gobierno que se investigue y el caso no quede impune.

Con pancartas los universitarios exigieron: “¡basta de violencia!”, y reprocharon la falta de humanidad de los policías quienes no hicieron nada por brindar el apoyo a su compañero en los momentos de agonía.

“Aquí no solamente lo mataron las balas, lo mató la omisión del Estado, representado por los policías ministeriales, quienes omitieron ayuda y lamentamos que el Estado esté haciendo oídos sordos”, dijo.

Los estudiantes marcharon sobre las banquetas de las calles sin obstruir la vialidad para exigir justicia sobre el asesinato y avanzaron al sur de la capital para concluir en las instalaciones de la Rectoría, en la colonia Servidor Agrario.

Tan sólo en este mes de mayo, cuatro estudiantes universitarios han sido asesinados en diversos hechos violentos en la entidad.

Raymundo Barrientos fue asesinado a balazos junto a su amigo Isaac Peralta Solís, cuando viajaban en una motocicleta sobre el bulevar Vicente Guerrero, a la altura de la colonia Vista Hermosa.

El universitario, según las imágenes difundidas, agonizaba aferrado a la bota de un policía ministerial, pero nadie le brindó los primeros auxilios y minutos después murió.

Comentarios