En Chilpancingo y Tixtla…

Los trabajadores de las tiendas Aurrerá de Tixtla, Norte y Sur de la capital y Walmart y Sam´s Club Chilpancingo que iniciaron un paro ayer domingo, este lunes por la tarde aceptaron reabrir y reanudar sus labores tras una reunión a puerta cerrada entre una comisión de empleados con autoridades locales, federales y representantes de esas empresas.

Los trabajadores no han dado información sobre esos acuerdos, pero de manera no oficial se indicó que aceptaron las utilidades anuales que les llegaron de entre 75 y 300 pesos, además de que no les descontarán los días que pararon labores y también les ofrecieron que no serán despedidos.

En la reunión les dijeron que esas empresas habían informado a tiempo sobre las utilidades obtenidas a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y que los recursos que les llegaron, a eso equivalía por empleado, dependiendo su antigüedad.

Los trabajadores se resignaron y regresaron a laborar, sólo esperan que les cumplan y no los despidan.

En la reunión estuvieron el secretario del Trabajo y Previsión Social del estado, Oscar Rangel Miravete; el delegado federal en Guerrero de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, Felipe de Jesús Delgadillo Blanco, además de representantes legales de las empresas y una comisión de dos trabajadores por cada tienda.

La reunión a puerta cerrada se celebró en las oficinas de Delegación en Guerrero de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, localizadas en las inmediaciones del Conjunto Turístico Jacarandas, en esta capital.