El volcán Bogoslof alertó a los vuelos en Estados Unidos que viajan al occidente sobre el mar luego de que el volcán entrara en erupción de nuevo, lo que causó una densa nube de cenizas en el cielo del océano Ártico.

El Observatorio de Volcanes de Alaska señaló que el volcán Bogoslof, localizado en las Islas Aleutianas, eruptó a las 14:16 h de este domingo y envió una nube de cenizas a más 10 mil metros de altura.

 Las cenizas son capaces de dañar y detener los motores a reacción, por ello los volcanes de la península de Alaska son una verdadera amenaza para las aeronaves que vuelan entre América del Norte y el norte Asia cuando una nube rebasa los 6 mil metros de altura.
“Pasamos a código rojo esta tarde por numerosas detecciones de luces y crecientes señales de actividad sísmica”, dijo Jeffrey Freymueller, académico del Instituto de Geofísica de la Universidad de Alaska.