Gracias a la ayuda de un dron, National Geographic logró grabar el ataque de varias orcas sobre una ballena azul.

El hecho se registró en las aguas de California. Según explica National Geographic, las ballenas asesinas no coordinaron el ataque para matar a la gigante, sino que lo hicieron por juego.

“Juegan con las ballenas como los gatos con sus presas. Son muy juguetonas y sociables”, afirman.

Comentarios