Carlos Salomón Villuendas, imputado en el choque del BMW ocurrido en abril pasado y donde cuatro de sus acompañantes murieran, ya recuerda parte de lo que sucedió. Ahora está hundido en una profunda depresión al estar consciente de la tragedia, para tratar de enmendar el daño, ha solicitado a su defensa y familiares que ofrezcan disculpas a los deudos.

Platica que el motivo de la reunión fue para celebrar que él junto con Luis Fernando y Karla, habían concretado ya la renta de un nuevo local, buscaban poner un negocio de comida y auguraban buenas ventas, saliendo del local ahí mismo en Polanco, fueron a cenar y a brindar, después el exceso de alcohol y el cansancio provocó la desgracia que enlutó a las cuatro familias.

Del momento justo del accidente dice no recordar gran cosa, tiene lagunas mentales y cada que intenta lo invade una terrible jaqueca por lo que prefiere omitir detalles, no ha revelado nada a su defensa. Solo pide perdón y ha solicitado protección pues se siente vulnerable tras las rejas, por tal motivo y ahora que muestra signos de arrepentimiento, la defensa solicitó un amparo a la prisión preventiva que le dictó el juez.

Este miércoles esperan la respuesta de las autoridades, después que se solicitó la prisión domiciliaria del imputado para que también pueda tener atención médica especializada, además dos de las familias afectadas en el accidente están por otorgarle el perdón y han manifestado que no quieren verlo en prisión, por lo que ha decir de la defensa, es posible que continúe el proceso legal fuera de la cárcel.

“Ha mostrado avances importantes en su salud. Antes no recordaba nada, ni si quiera que soy su abogado, no entendía que hacía en prisión ni nada de eso, pero con atención médica va progresando, ahora lo que tiene es depresión porque ya sabe y se da cuenta de lo que pasó y su situación”.