El primer pozo de combustible privado en el país comenzó a ser perforado en aguas del Golfo de México por la empresa Talos Energy; producirá aceite ligero de 27 grados API y operará a través de un contrato de producción compartida con el Estado.

La empresa estadounidense es parte de un consorcio, formado por su connacional Premier Oil Production Mexico y la mexicana Sierra O&G Exploración y Producción, el cual firmó un contrato de Producción Compartida con Recuperación de Costos con la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) en 2015.

De acuerdo con tal modalidad, se calcula una contraprestación al Estado con base en la utilidad operativa, lo que permite que a la empresa se le deduzca los costos de producción.

Asimismo, se estableció que dicho consorcio pagará al Estado el 55.99 por ciento de la utilidad operativa e incrementará en 10 por ciento el programa mínimo de trabajo.

Primera empresa competidora de Pemex

Se trata de la primera operación de una empresa de hidrocarburos distinta a Petróleos Mexicanos (Pemex) tras la aprobación de la reforma a los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución, en 2013, para permitir la intervención de empresas privadas en la explotación y venta de hidrocarburos.

Talos Energy operará con base en un plan de explotación aprobado el 23 de junio de 2016 por la CNH y con una autorización de perforación emitida por esta comisión el pasado 20 de febrero.

Su pozo tendrá una profundad aproximada de 4 mil 400 metros bajo el nivel del mar y él invertirá cerca de 66 millones de dólares.