Un total de tres recién nacidos murieron a causa de una   infección nosocomial que adquirieron mientras eran atendidos en el área de prematuros del Hospital General de Guadalupe y Calvo, en Chihuahua.

La Secretaría de Salud reportó que desde el pasado 19 de mayo, cuatro recién nacidos que eran atendidos en el área de prematuros de ese hospital adquirieron la infección, lo que dejó sin vida a tres de ellos.

Una pequeña que logró sobrevivir fue trasladada al Hospital General de Chihuahua, donde es atendida por sepsis neonatal tardía, pero se encuentra bajo un esquema de antibióticos y evoluciona normalmente.